miércoles, 14 de junio de 2017

"MARINA" CIERRA LA TEMPORADA EN LA ZARZUELA




El Teatro de la Zarzuela pone el broche al presente curso con un título que el aficionado siempre agradece y disfruta con especial emoción. Se trata de ‘Marina’, la ópera en tres actos que Emilio Arrieta estrenara allá por 1871 en el Teatro Real de Madrid (dieciséis años antes había visto la luz en formato de zarzuela), con libreto de Francisco Camprodón y Miguel Ramón Carrión.
Del 15 al 24 de junio 

Las funciones de ‘Marina’ contarán con el apoyo de la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado gracias al contrato de patrocinio recién renovado con el INAEM por tercer año consecutivo, para la promoción y difusión de las artes escénicas y la música, en virtud del cual la Sociedad Estatal apoyará la creación artística de los centros del Instituto.

A lo largo de los más de 160 años de historia del Teatro de la Zarzuela, ‘Marina’ —junto con ‘El barberillo de Lavapiés’, ‘Jugar con fuego’, ‘El dúo de «La africana»’ o ‘La Gran Vía’— es uno de los títulos con mayor presencia en este escenario. Pero la de Arrieta, con gran diferencia, ha protagonizado más estrenos de temporada que ninguna otra obra lírica.

Sin duda una perla musical dentro de la vertiente española del género, la producción que presenta estos días La Zarzuela en 8 funciones del 15 al 24 de junio es la reposición de aquella ‘Marina’ con dirección de escena del internacional Ignacio García que tan buen sabor de boca dejó al público en 2013.

Para la ocasión, frente a la Orquesta de la Comunidad de Madrid (Titular del Teatro) ocupará el foso Ramón Tebar, uno de nuestros directores más cosmopolitas y reconocidos de forma unánime, que tiene en su haber la Cruz Oficial de la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a sus aportaciones y logros culturales, y que entre muchos otros valores atesora el de ser el primer director español titular de una compañía de ópera en Estados Unidos, la Florida Grand Opera. Tebar es asimismo director artístico de la Ópera de Naples en Florida, principal director invitado del Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia, y director artístico de la Sinfónica de Palm Beach. Con esta ‘Marina’ se presenta por primera vez ante el público del Teatro de la Zarzuela.

El reparto, que subirá a escena junto al Coro Titular del Teatro de la Zarzuela, está integrado por jóvenes cantantes, todos ellos con importantes carreras en marcha, como las sopranos Olena Sloia y Leonor Bonilla (las dos “Marinas”, enamoradas en secreto del joven marino Jorge), los tenores Alejandro del Cerro y Eduardo Aladrén (en el papel del capitán de buque Jorge. Enamorado a su vez y también de forma furtiva de Marina, ambos jóvenes ven peligrar su futuro por medias palabras y malos entendidos), los barítonos Damián del Castillo y Germán Olvera (que encarnan el rol del contramaestre Roque, un personaje desengañado que recurre al alcohol como refugio, y que al cabo es quien intuye los problemas y trata de poner orden en el enredo),  el bajo Ivo Stanchev (que hace las veces de Pascual, el tercero en discordia en esta historia de amores secretos a la orilla del mar) o el barítono David Oller (que da vida al capitán mercante Alberto, dueño de una carta que a la postre desatará el nudo marinero de la intriga). Completan el elenco los miembros del Coro del Teatro Graciela Moncloa y Antonio González.

Algunos de estos cantantes han participado durante esta Temporada en el Proyecto Zig-Zag del Teatro de la Zarzuela, en colaboración con la Ópera de Naples y con AC/E, Acción Cultural Española, acudiendo a Estados Unidos para participar en clases magistrales de la gran Renata Scotto y en diversos conciertos de zarzuela y música española.
La escenografía de esta propuesta está firmada por Juan Sanz y Miguel Ángel Coso, el vestuario es de Pepe Corzo y la iluminación es una creación de Paco Ariza.
Lobos de mar, astilleros y marinos intrépidos
Ignacio García, empeñado desde hace años en llevar nuestro patrimonio musical por el mundo, y sobre todo por Latinoamérica donde  en México tiene su segunda patria, afirma sobre los personajes masculinos que pueblan esta historia que “no son marineritos de primera comunión, sino lobos de mar, sudorosos trabajadores de los astilleros o marinos intrépidos quienes se enfrentan en la lucha por la atención, el amor y la compañía de la protagonista”. Y a esta, a Marina, la define como “una mujer confundida y asustada, que con su aturdimiento ante la llegada del amor marino, genera todo el embrollo de la trama”.

Y así nos encontramos con un desarrollo escénico punzante, ya que, asegura García, ese que habitan los personajes de la ópera “es un mundo de brea y de sudor, de salitre y esfuerzo, un homenaje a las gentes de la mar, a quienes se lanzan a buscar la vida entre las olas y a quienes les esperan en el puerto”. Y es por todas estas razones, que subyacen de modo poderoso en la música de Arrieta, “por lo que hemos querido proponer una versión virulenta y enérgica, una escena vívida y envejecida, en la que los anhelos se agotan y se ven alejarse, muy lejos del mundo de la postal idílica de un mar protector y vacacional”.

Sin duda, una forma magnífica de cerrar temporada.
(Fotos del Montaje Fernando Marcos)

 Fotos de Ensayos Javier del Real

jueves, 11 de mayo de 2017

De la Puríssima se hizo carne y sangre en La Zarzuela




Concierto en el Teatro de la Zarzuela. De la Puríssima. Sonora. Orquesta Mendoza. Cuarteto Quiroga, y más…



Y el concierto se hizo corto…


Fue una hora y cuarto de música, canciones y ¿erotismo? ¿Pornografía?...
¡Quién sabe!
¿Un orgasmo de hora y cuarto?
¡Brutal!
Empecemos por el principio…
Sonidos electrónicos para la introducción…
Y esa voz que sube y baja por el cuerpo, que viene y va por los sentidos…
Y Julia Castro que vive, muere, revive, remuere, canta, baila, se mueve, se inmoviliza, se erige, se retrae, se contrae, se expande…

¿Qué de qué estamos hablando?
Del concierto de De la Puríssima en el Teatro de la Zarzuela para presentar su disco “Sonora”…
Aunque, tal como estaban las previsiones, el asunto se quedó corto y Julia se mostró comedida, entre santa Frígida y santa Frívola…
Y no llegó al éxtasis como santa Teresa…
Y no llegamos al éxtasis como hubiéramos deseado…
Nos quedamos en un hilo de voz y en un hilo de vida…
Aunque esa noche soñamos con cuplés húmedos y Martinis secos…
Y tequila y champán, o vino tinto con sifón…


Nos volveremos a ver Julia en otro sueño o en otra ciudad o en otro escenario o en otra esquina…


Besos… 


 https://www.youtube.com/watch?v=66CgN6tFDvk&t=13s


viernes, 5 de mayo de 2017

TEATRO DEL ABSURDO HASTA EL FINAL…. Y MÁS ALLÁ




Pase para gráficos y televisiones con entrevistas posteriores en el Teatro Español…
Hasta aquí todo normal, es decir teatro del absurdo sobre el escenario, por algo se representaba “La cantante calva” de Eugene Ionesco…

Cuatro escenas con situaciones y diálogos ¿absurdos? Pero menos…

Y después del pase, llega la hora de las entrevistas al elenco de actores y al director…
¿Acabó aquí el absurdo?


Va a ser que no…
Mientras las televisiones hacen su trabajo con total normalidad, es decir las entrevistas, sin problemas ni impedimentos, con toda suerte de imágenes de l@s protagonistas, un@s aún con maquillaje, vestuario, etc… de la representación y otros actores ya vestidos de normal…

Recalco sin ningún problema…
Pero, mira por dónde, me encontré con una situación ¿absurda? ¿esperpéntica? ¿disparatada? O simplemente tonta…
¿Cómo de tonta?


Podría entrevistar a los presentes (tanto actores como director) pero no podría fotografiarles… ¿?
Tal como se lee, no podría hacer fotos para acompañar a las entrevistas…
¿Por qué?
Porque un individuo que pertenece a un gabinete de ¿comunicación? Dijo que no era posible, aunque los actores  y las actrices dijera que sí, que no había problema…
¿Y quién manda en este disparate?
Exacto… el tipo del gabinete de ¿comunicación?...
Y así se desarrolla una escena propia del teatro del absurdo…
Los actores y las actrices no tienen problema en que se les hagan fotos y el señorito lo impide… y allí todos con cara de póker, sin entender muy bien lo que estaba pasando…
Al final, por educación y respeto hacia los protagonistas de la obra “La cantante calva” no seguimos con la obra “No se hace fotos”…
Y allí se quedó el individuo que, supongo, estará orgulloso de haberse ganado el sueldo impidiendo que un periodista cumpla con su trabajo, y él, se supone que es de un gabinete de ¿comunicación? Y supuesto profesional de los mismo…
Ah! Un último detalle. Este tipo nos engañó a todos los presentes cuando afirmó que nos había enviado material gráfico sobre los actores…
Una mentira podrida para añadir a su hazaña ¡no ha enviado ni una imagen!
En fin, que a veces los personajes no están sobre el escenario, están pululando alrededor…
Y lo digo sin acritud… que decía otro personaje…


(No he querido dar el nombre del individuo porque no merece la pena saber que empieza por Ni y termina por co, ni que la agencia de ¿comunicación? Empieza por Penta y termina por cion, y es que no merece la pena, repito…
¿A que no?

miércoles, 26 de abril de 2017

Bolero, del Béjart Ballet Laussane, en los Teatros del Canal


BOLERO


Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan Bolero interpretada por el Béjart Ballet Laussane bajo la dirección artística de Gil Román. Este espectáculo se podrá ver en seis únicas funciones del 26 al 30 de abril en la Sala Roja. 
 
BHAKTHI III
El programa que presentan cuenta con cuatro coreografías: Le mandarin merveilleux, Tombées de la dernière pluie, Bhakti III y Boléro. Esta última, que da nombre al espectáculo, es una coreografía del propio Béjart con música de Maurice Ravel. Sin describir más un ballet que no necesita introducción, destacar que Béjart vuelve al espíritu de La consagración de la primavera en un estilo muy diferente. 
BHAKTHI III

En este sentido, a diferencia de la mayoría de los artistas que han coreografiado Boléro antes que él, Béjart rechaza las opciones fáciles de un exterior pintoresco para expresar simplemente, pero con fuerza, lo esencial. Maurice Béjart da el papel central (La Melodía) a una bailarina y luego a un bailarín. El Ritmo es interpretado por un grupo de bailarines masculinos. 
Le mandarin merveilleux

De la pieza Le mandarin merveilleux, también de Béjart, el coreográfo comentó: “seguí meticulosamente la partitura, el relato y la organización dramatúrgica de la obra de Béla Bartók. 
Le mandarin merveilleux

Entre las tres víctimas que caen bajo el hechizo de la (falsa) chica explotada por los bandidos, sobresale otro personaje de Fritz Lang: Siegfried, héroe y víctima, símbolo y fracaso de un ideal. La chica artificial, como el robot de Metrópolis, prolonga la ambigüedad sexual que prevalece a lo largo de ese fascinante período entre las dos catástrofes mundiales”.
Le mandarin merveilleux

Tombées de la dernière pluie es una coreografía del director artístico del ballet, Gil Román, con música de Franz Schubert, Citypercussion – Thierry Hochstätter & jB Meier. A través de la búsqueda de un lenguaje coreográfico, en este intercambio íntimo que muestra al coreógrafo cómo alimenta y es alimentado, en este juego de espejos surgen relatos, imágenes, entrelazados... ¿Qué queda de uno mismo cuando no queda nada... ? Un hombre y diez mujeres se reúnen en medio del caos, él se enfrenta solo a sus deseos y certezas, ellas llevan la danza hasta el fin de sí mismas, tan fuertes y frágiles, hasta el encuentro, la fusión...
Tombées de la dernière pluie

Cierra el programa Bhakti III, otra coreografía de Béjart con música de tradicional hindú. A través del amor, el devoto se identifica con la divinidad y revive cada vez la leyenda de su Dios, este Dios que solo es uno de los rostros de la realidad.
Tombées de la dernière pluie

Desde su creación en 1987, el Béjart Ballet Lausanne es una referencia en el mundo de la danza. Gil Roman, elegido como sucesor por Maurice Béjart, lidera la compañía y preserva su excelencia artística, desde la desaparición del Maestro en 2007. Maurice Béjart siempre quiso abrir el mundo del ballet a un público más amplio. Animados por el mismo espíritu, Gil Roman y sus bailarines actúan por todo el mundo en teatros y festivales, recepciones oficiales, así como en actuaciones benéficas. Gil Roman, coreógrafo desde hace más de 20 años, preserva el trabajo de Maurice Béjart y añade nuevas creaciones al repertorio de la compañía.

Tombées de la dernière pluie